Saltar al contenido

¿Las mujeres sufren de niveles bajos de testosterona?

anonymous fit sportswoman relaxing after training training

¿Por qué las mujeres necesitan un equilibrio perfecto de testosterona? Es un error común pensar que la testosterona es una hormona masculina y que no tiene importancia para la salud de las mujeres. Contrariamente a esta creencia, esta hormona desempeña un papel muy importante en el desarrollo de los órganos reproductores femeninos y en el mantenimiento de su salud. La producen los ovarios y las glándulas suprarrenales, aunque en pequeñas cantidades.

La hormona testosterona trabaja de la mano con el estrógeno, que es predominante en las mujeres, para mantener una función sexual saludable. Por lo tanto, cualquier forma de desequilibrio, ya sea bajo o alto, tiene efectos adversos en las mujeres. Por ejemplo, un exceso de testosterona puede provocar una disminución o pérdida de la libido, estados de ánimo erráticos, ciclos menstruales irregulares y adelgazamiento del cabello. Estos problemas pueden conducir a problemas de autoestima que pueden afectar a la vida diaria de las mujeres. Este artículo se centra en las causas, los efectos y el posible tratamiento de los niveles bajos de testosterona en las mujeres.

Niveles normales de testosterona en las mujeres

Es importante tener en cuenta que la secreción de testosterona en hombres y mujeres continúa durante toda la vida, con una producción máxima entre los 18 y los 19 años. En las mujeres, el nivel normal de testosterona en el cuerpo está entre 15 y 70 ng/dL. Este nivel desciende después de la menopausia, que para muchas mujeres comienza entre los 45 y los 55 años. Otros factores que pueden afectar a los niveles de testosterona en las mujeres son la disminución de la producción de estrógenos tras la menopausia y diversas enfermedades. Cuando las mujeres entran en la menopausia, la producción de estrógenos de los ovarios disminuye drásticamente, siendo el tejido rápido la principal fuente de estrógenos para el resto de su vida. Esto hace que la concentración de andrógenos aumente en relación con la de estrógenos. Afecciones como el síndrome de ovario poliquístico (SOP) desencadenan la secreción excesiva de testosterona, provocando un desequilibrio hormonal.

photo of woman sitting and raising dumbbells
Foto de Li Sun en Pexels.com

Síntomas de la falta de testosterona en las mujeres

Aunque no existe una investigación exhaustiva que establezca qué se considera un nivel bajo de testosterona en el cuerpo de una mujer, en general hay síntomas aceptables a los que hay que prestar atención. Entre ellos se encuentran la debilidad muscular, el aumento de peso, los problemas de fertilidad, la sequedad virginal, la disminución de la satisfacción sexual, el sueño irregular y los sentimientos de depresión o ansiedad. Es importante mencionar que esta condición puede tener múltiples síntomas. Por lo tanto, no se debe confiar en un solo síntoma para un diagnóstico completo de testosterona baja. Además, existe un alto riesgo de diagnóstico erróneo, especialmente en aquellos con altos niveles de ansiedad o depresión. En el caso de las mujeres que están en la edad de la menopausia, este problema puede confundirse con los efectos de la misma. Sólo se debe utilizar el análisis de plasma sanguíneo para comprobar el nivel bajo de testosterona en las mujeres.

Efectos del bajo nivel de testosterona en las mujeres

Cuando los médicos diagnostican un nivel bajo de testosterona en las mujeres, deben realizar pruebas para descartar otras condiciones de salud que presenten problemas similares. Estas condiciones incluyen, pero no se limitan a, la enfermedad de la tiroides y el estrés crónico. Como hormona sexual, los niveles bajos de testosterona pueden tener un impacto significativo en la vida social de las mujeres. Para empezar, la baja libido y la reducción de la satisfacción sexual pueden dañar las relaciones y provocar otros problemas secundarios, como el divorcio. Las menstruaciones irregulares causadas por niveles bajos de testosterona en el organismo pueden dificultar la concepción de un hijo. Por lo tanto, puede influir en la forma en que las mujeres planifican su vida familiar. Los problemas de fertilidad pueden llevar a los individuos a adicciones como el abuso de drogas, lo que puede dañar seriamente su reputación y obstaculizar sus objetivos de progresión profesional. Por último, la enfermedad puede provocar tensiones financieras, sobre todo si se diagnostica erróneamente.

Posibles remedios para la testosterona baja

El tratamiento de la testosterona baja en las mujeres comienza con un diagnóstico adecuado. Así se evita que los pacientes tengan que tomar la medicación o la terapia equivocada sin que se note la diferencia. También les ahorra gastos innecesarios que pueden suponer un duro golpe para su red de seguridad financiera. Existen diferentes enfoques utilizados por los médicos para combatir la baja testosterona en las mujeres. Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, la falta de investigación adecuada en este ámbito ha dificultado que las empresas farmacéuticas produzcan medicamentos aprobados para este problema. Entre los fármacos utilizados están los de sustitución de estrógenos que contienen testosterona. Desgraciadamente, estas hormonas no son suficientemente absorbidas por el organismo y, por tanto, estos fármacos no aumentan significativamente los niveles de testosterona. La testosterona también puede administrarse en forma de inyecciones, aunque algunos médicos lo desaconsejan por los efectos secundarios asociados. Prefieren tratamientos alternativos como la terapia sexual y una dieta saludable para controlar los síntomas.

Conclusión

Aunque la testosterona es dominante en los hombres, las mujeres la necesitan para el buen funcionamiento de su sistema reproductivo. La concentración de esta hormona debe mantenerse en un estado equilibrado. Cualquier exceso puede provocar efectos adversos como la pérdida de la libido, estados de ánimo erráticos y periodos irregulares, por nombrar sólo algunos. La concentración normal de testosterona en el organismo de una mujer en edad fértil está entre 15 y 70 ng/dL. Este nivel desciende significativamente después de la menopausia, cuando los ovarios dejan de segregar la hormona. Las mujeres con niveles bajos de testosterona experimentan síntomas como debilidad muscular, períodos de ansiedad y depresión, y sueño irregular. Sin una investigación suficiente en este ámbito, es difícil determinar el umbral exacto de la testosterona baja en las mujeres. Las mediaciones habituales para este problema incluyen el uso de inyecciones de testosterona y terapias alternativas para controlar los síntomas.